CICLORUTA AL SALER CON 2º DE BACHILLER

 

El viernes 3 de Mayo, nos reunimos a las 16:30 h en la estación de Valenbicis del centro comercial el Saler. Algunos fueron baja en el último momento pero logramos formar un grupo de 11 personas dispuestas a disfrutar de una tarde al aire libre practicando deporte. 

 

Conforme pasaban los kilómetros, 2 chicas decidían parar en la playa de Pinedo y merendar allí con Paloma, que se quedó con ellas. 

 

 

El resto del grupo siguió adelante en busca de la playa del Saler y unas sendas preciosas que Juan y Rafa, nos habían prometido.

La tarde se estaba desarrollando como habíamos previsto en la que las risas, los paisajes bonitos y el compañerismo estuvieron presentes en todo momento.  

 

Una vez llegados a la playa del Saler nos lanzamos por las sendas que nos enseñaron Juan y Rafa. 3 del grupo se saltaron un cruze y se perdieron unos minutos, incitados por las ganas que tenían por seguir descubriendo hasta donde llegaría la senda. Cuando nos reagrupamos todos tomamos el camino de vuelta volviendo a disfrutar de caminos rodeados de naturaleza. 

 

 

 

Estany del Pujol
Estany del Pujol

Sobre las 19:30 h nos reunimos con Paloma, Marta y Katy que merendaron en Pinedo, en el punto de encuentro desde donde habíamos partido 3 horas aproximadamente antes. 

Esto fue lo que marcó uno de nuestro cuentakilómetros.

 

 

 

 

Una vez reunidos de nuevo los 11, no faltaron los comentarios positivos sobre el recorrido, anécdotas, etc.

Estany del Pujol
Estany del Pujol
Llegada
Llegada

Aquí tenéis un link donde se puede ver la ruta:

 

Ruta Pinedo-Saler

 

Algunos comentarios de los participantes:

 

BELEN: Mi opinión sobre la excursión es excelente, fue una experiencia muy agradable y divertida gracias a mis compañeros y a la ruta que es muy entretenida y bonita. Además esta experiencia me ha hecho descubrir mis posibilidades para este tipo de actividades al aire libre y así animarme a repetir otra vez. Una experiencia muy buena. 

 

ADRIAN: Una salida muy interesante, bordeando siempre la costa pero rodeados de pura naturaleza en todo momento. Fuimos todo el rato el grupo compacto excepto algunas personas y se hizo muy ameno ya que a la vez que pedaleabamos ibamos conversando y riendo y el sufrimiento se hacia mas pequeño. Al final la recompensa fueron las vistas y una gran merienda.

 

MARTA: Pocos fuimos los que nos atrevimos a realizar la excursión con las bicicletas pero no os podéis imaginar lo genial que nos lo pasamos. Y es que el deporte sin extrema obsesión y además con buena compañía trae consigo la diversión y las risas aseguradas. Ya estamos pensando días para volver a repetir!